La ordenación de las profesiones sanitarias

sector salud

La Ley que regula las Profesiones Sanitarias (ley 44/2003) del  sector salud lo hace desde varias perspectivas: por un lado reglando los aspectos fundamentales del ejercicio por cuenta propia o ajena de estas actividades, también ocupándose de la formación de los profesionales, su desarrollo profesional, la planificación y ordenación de las Profesiones sanitarias y estableciendo Registros Profesionales.

Estos Registros servirán para que se hagan efectivos los derechos de todos los ciudadanos en lo que respecta a las prestaciones sanitarias y a la adecuada planificación de los recursos humanos en el sistema de salud.

La LOPS establece claramente que sus disposiciones son aplicables en el caso de que la profesión se vaya a ejercer en los servicios de la sanidad pública, y también en el ámbito de la sanidad privada.

La Ley hace una definición de las Profesiones Sanitarias como tituladas y reguladas, pero siempre que la formación que se ofrezca tenga la finalidad de dotar a los interesados de los conocimientos, capacidades y habilidades precisas para la atención de la salud. El elemento integrador y de cohesión son los colegios profesionales reconocidos por las administraciones públicas, de acuerdo con lo regulado en la legislación correspondiente.

CTA Máster en Derecho SaludObjetivos a cumplir por la legislación de las Profesiones Sanitarias

Los objetivos que se pretendían con esta Ley de Ordenación de Profesiones Sanitarias eran muy diversos en el sector salud: dotar al sistema sanitario de un marco legal que integrara los diferentes instrumentos y recursos para coordinar y dotar de una herramienta común a todos los profesionales en el servicio sanitario, en lo preventivo y en lo asistencial, tanto en su vertiente pública como en la privada.

Otra finalidad importante es la coordinación en la consecución de fines comunes, una mejora general de la atención sanitaria a la población, y las máximas garantías de que los distintos profesionales sanitarios tienen la capacitación necesaria para seguir protegiendo el derecho a la salud.

Es en el ámbito de la Ordenación de Profesiones Sanitarias, donde la Ley atribuye a los Colegios Profesionales y a los Consejos generales la capacidad de velar por los derechos mencionados.

Los Registros Públicos de Profesionales, siguiendo las exigencias de la ley, estarán accesibles a toda la población y a las Administraciones sanitarias y no sanitarias. Estos Registros respetarán siempre los principios de confidencialidad de los datos personales contenidos en sus archivos, y harán constar el nombre, titulación, especialidad, lugar de ejercicio y los otros datos que en esta Ley se determinan como públicos.

Todas estas normativas, y sus diferentes actualizaciones, son objeto de los programas formativos contenidos en los cursos de Postgrado para licenciados en Derecho y para profesionales del sector de la Sanidad. Un buen ejemplo de ello es el Máster en Derecho de la Salud, impartido por el CESIF.

Reformas en el 20012

En 2012 se publicó en Real Decreto-Ley 16/2012 de 20 de abril, sobre medidas urgentes para garantizar la sostenibilidad del Sistema Nacional de Salud, y mejorar la calidad y sostenibilidad de sus prestaciones.

En el Capítulo V de esta ley se recoge la necesidad de organizar y corregir aspectos estructurales de los Recursos Humanos que se integran en el Sistema Nacional de Salud, con algunos preceptos que incidirán en las correcciones oportunas.

Algunas modificaciones en relación a las partidas presupuestarias en el sector salud se han ido desarrollando a raíz de este Real Decreto en un contexto de crisis económica con el objetivo de racionalizar el gasto público y así posibilitar una mejor eficiencia en la gestión de los diferentes servicios de salud de las comunidades autónomas.

La creación progresiva de las denominadas “Áreas de Capacitación Específica” exige una respuesta a la evolución del progreso científico, así como al derecho y al deber de los profesionales sanitarios de su evolución profesional.

En cuanto a la necesidad de crear un Registro Estatal de Profesionales Sanitarios, es imprescindible dotar al sector salud, a la gente y a las instituciones de una eficaz herramienta que garantice la información a los usuarios del sistema sanitario español, así como a los organismos públicos, de la situación de los profesionales desde los diferentes prismas.

Por ejemplo, entre los datos que pueden obtenerse de estos Registros está la certificación que acredita que el profesional no está sometido a sanción disciplinaria o inhabilitación alguna, lo que supone una garantía que muchos pacientes necesitan para su seguridad, además de cumplir una de las exigencias del derecho comunitario en cuanto a las buenas prácticas de los profesionales.

Entre las demandas del sector salud está la optimización de la movilidad de los profesionales sanitarios, mediante un catálogo que pueda homogeneizar las categorías profesionales a través de equivalencias. Esta definición y organización de puestos puede facilitar que los profesionales sanitarios accedan a plazas vacantes de servicios diferentes de salud con una mejora de la calidad de la asistencia.

Hay que tener en cuenta que esas plazas no se cubrirán en un corto plazo mediante la convocatoria de procesos selectivos, entre otras cosas por la congelación de la oferta de empleo público.

Banner Máster Derecho de la Salud

Guardar

Deja un comentario