Protección legal de productos

protección legal de productos

Sistemas de control de alimentos

Los métodos principales del sistema de control de alimentos, dentro del Derecho alimentario, son la Ley alimentaria y los reglamentos que la desarrollan, así como las inspecciones de alimentos, los servicios de laboratorio y apoyo, asesoría, información, etc. En este sentido, los sectores industriales y las organizaciones de consumidores tienen que implicarse junto a las autoridades en el desarrollo y aplicación de una estrategia conjunta de control de alimentos.

El desarrollo de esta estrategia de control de alimentos basada en un exhaustivo análisis de la situación actual, junto a todas las partes involucradas, ayudará en la búsqueda de los recursos precisos. Sin embargo, los sistemas de control de alimentos en los países más desarrollados han tenido que irse adaptando a la disminución de los recursos presupuestarios, así como a los sistemas de graduación del riesgo.

Protección y control alimentarios a lo largo de la historia

La normativa de carácter alimentario para proteger al consumidor y al comercio tiene ya una larga tradición. En la Grecia clásica se inspeccionaba la cerveza y los vinos para garantizar su pureza. Los romanos, avanzados como siempre, disponían de un adelantado método estatal para proteger a los consumidores. En la Edad Media aparecen las primeras normativas de calidad y en siglo XVIII se dio un importante impulso a la regulación estatal de los alimentos.

CTA Máster en Derecho Salud

La importancia del control sobre los alimentos

Lo que se busca por el Derecho alimentario es que los alimentos que están en el mercado sean de la más alta calidad, nutritivos, inocuos, y que ofrezcan ventajas económicas. Entre las preocupaciones principales para la mayoría de la población está el riesgo que pueden provocar los contaminantes químicos, la utilización de productos químicos agrícolas, tales como plaguicidas y fertilizantes, la inocuidad de colorantes y aditivos, etc.

Esta preocupación generalizada potencia la necesaria aparición de métodos efectivos de control que aporten seguridad a los consumidores sobre la calidad de los alimentos y su flujo interior y exterior.

El control de los alimentos tiene lugar a través de todo el sistema alimentario. Los tres elementos fundamentales de una infraestructura de control de alimentos serían la ley de alimentos y los reglamentos que la acompañan, la unidad de inspección, servicios de información y asesoría, etc.

La intervención de las Autoridades

Los controles alimentarios deben aplicarse con soporte en una ley adecuada. La ley de alimentos tiene que definir los conceptos que la forman, así como los protocolos de su aplicación, eligiendo la autoridad que promulgará las normas, reglamentos, códigos de prácticas, normativa de calidad, etc.

Lo ideal para los reglamentos que se deriven de la ley es que lleven implícitas las sugerencias de los sectores sociales interesados.

Unidades de Inspección de alimentos

Uno de los elementos fundamentales del derecho alimentario es la Inspección de alimentos. Esta unidad se encargará de revisar las instalaciones nacionales de elaboración, manipulación procesamiento y manipulación de alimentos, los alimentos de importación/exportación y las instalaciones de las empresas para verificar el cumplimiento de la normativa legal y reglamentaria.

En su actuación, los inspectores recogen muestras para todos los tipos de análisis de los alimentos para evaluar el nivel de cumplimiento de todo alimento sospechoso, y también muestras de mercado con fines de seguimiento y vigilancia. En muchos países los inspectores también investigan acerca de sospechas y riesgos de intoxicación o lesión producida por alimentos, comercialización y prácticas de manipulación fraudulentas, intervención de partidas o lotes a raíz de alertas de alimentos no permitidos, etc.

Para llevar a cabo estos controles, los inspectores deben recibir la capacitación adecuada en las tecnologías innovadoras de procesamiento y elaboración, métodos para mantener la calidad de los alimentos, comprobar el estado y funcionamiento de los equipos que se utilizan en la producción, para los procesos de producción.

Industria alimentaria y consumidores

Como vemos, la industria alimentaria comparte la responsabilidad con las instituciones gubernamentales para conseguir objetivos de la estrategia nacional de control de alimentos. Los responsables de la industria tienen la responsabilidad de la aplicación de los distintos códigos de buenas prácticas agrícolas y de su elaboración (lo que se conoce como producción primaria y secundaria).

Los consumidores tienen responsabilidades y derechos. Tienen derecho a alimentos de elevada calidad, y también deben saber la forma de proteger alimentos en el hogar, manipularlos y darlos el destino de consumo en la forma adecuada, eliminando los riesgos para la salud.

Las organizaciones de consumidores también pueden jugar un papel importante dentro de una estrategia nacional de control de alimentos y colaborando activamente con quienes elaboran las políticas y a la industria.

Situación actual

Si evaluamos lo que pasa en la actualidad mundial, veremos que la mayoría de los países no cuentan con un sistema de gestión para elaborar y aplicar programas de control de alimentos eficaz y eficientemente administrados. Los programas existentes no se analizan en función de las finalidades a conseguir.

Muchos recursos son desperdiciados en actividades redundantes o no productivas y frecuentemente se realizan las actividades que son fáciles y no las que son importantes. Tampoco se comprueba de forma eficiente el rendimiento de los funcionarios en términos de logros o producción ni se implanta un sistema de educación y capacitación permanente para elevar el nivel de las habilidades y conocimientos de los funcionarios operativos.

Los primeros pasos que muchos países tendrían que dar deberían estar dirigidos a una actualización de sus legislaciones y la adaptación a la realidad del derecho alimentario.

Banner Máster Derecho de la Salud

Guardar

Deja un comentario